¿Qué es “cicloviajar"?

Es soñar. Soñar que llegas lejos con tu bici, que vas a la selva y luego al desierto, y después al otro lado del mundo. Que llegas a esas playas, que ruedas por esos caminos, que te despiertan esos amaneceres morados y que te arrullan esos atardeceres de fuego. Es querer estar en primera fila del espectáculo de la vida.

Es pasar muchas horas navegando analizando rutas, equipo y consejos de otros cicloviajeros, para al final saber que lo que realmente te llevará lejos será tu determinación para hacerlo. Ser cicloviajero es tener el corazón ensanchado.

Es la indescriptible emoción de la noche antes de empezar el viaje.

Es tener miedo y aún así montarte en la bici. Es no tener certezas pero sí seguridades. Es aprender de mecánica y de pedales, pero también de la vida y sus percances. Es verte al espejo y saber que no tienes que ser valiente pero que quieres ser valiente.

Es llorar un poco en esa subida que parecía no acabar y reír mucho en esas bajadas que parecen premios de la vida. Es agradecerle a tu cuerpo por no parar y siempre llegar (aunque se sabe que los ciclaviajeros nunca terminamos de llegar). 

Cicloviajar también es apegarse a la vida. Es buscar y encontrar, porque los cicloviajeros buscamos muchas cosas, pero sobre todo expandir nuestras existencias a la máxima potencia posible.

Es reírte en medio de  la nada y volverte a reír escuchando tu eco. 

Es olvidar a tu ex para volver a recordarlo de una manera más sencilla. Es perdonarlo todo y perdonarte todo. Es quitarse capas de encima, es viajar ligero pero sin que nada haga falta.

Cicloviajar es sudar, desintoxicar, refrescar. Es preguntarte en medio de la parte más difícil del camino por qué estás aquí y no en tu casa viendo la TV, para responderte que todos y todo siempre está en el lugar y momento correcto. Que si algo pasa es porque tenía que pasar.

Los cicloviajeros somos sedientos, queremos volar, queremos subir, queremos bajar. Somos insaciables. No cabemos en cuartos pequeños ni en círculos cerrados, siempre necesitamos más. 

Cicloviajar es pincharte y parcharte. Romperte y curarte. Es dejar todos los pasados atrás y entregarte a todos los posibles futuros sin miedo y con el corazón contento. Es intentarlo hasta lograrlo.

Cicloviajar es muchas cosas, pero sobre todo es soñar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s