Pájaros que cantan de noche IV

La única magia que tengo es la de nombrar.

Nombrar los sueños, las ideas.

Es una gran magia. Soñar nombrando es el primer paso.

Imaginarlo.

Plantearlo.

Después, hace falta creérnoslo para creárnoslo. 

Pero en eso también soy experta. 

Aprendí en el camino.

Entre soñar y realizar, y todos los dolores que pasaron por en medio. También todas las risas.

Porque soñar es seguro, volver realidad los sueños es un país distinto. Uno en el que todo puede pasar, y en el que además: todo termina pasando.

Por eso me gusta nombrar.

Por eso me gusta preguntar.

Porque tengo el don de crear. 

Crear mundos nuevos, veredas floridas. Caminos de dios.

Creadora de los pájaros que cantan de noche y observadora de todo lo demás.

Pájaros que cantan de noche III.

Cerrar los ojos.

Para verte. Para sentirte.

Recordar cruzar miradas.

Recordar sentirte.

Donde mis manos podían tocarte.

Cerrar los ojos.

Como único recurso.

Para reanudar el futuro.

Reanudar el tiempo.

Que se detuvo.

Ante mis ojos, ante los tuyos, ante los del mundo.

El mundo se apartó, se ausentó.

El futuro se volvió nostálgico.

Y esa no fue la única paradoja.

El pasado se volvió presente.

Porque el presente se detuvo.

Por eso, de noche, por la ventana de los ojos cerrados. Te busqué.

Así como se busca a los pájaros.

A los pájaros que cantan de noche.

Pájaros que cantan de noche II.

Buscar donde no hay nada para encontrar.

Mirar abajo, mirar arriba, pensar y no hablar.

Desear y no actuar. 

No moverse porque todos los movimientos son falsos.

Ilusiones que no llevan.

Caminos que no conducen.

Surgimientos que no eran inicios.

Emociones que eran ficciones.

Personajes que no existen.

Un guión sin lector.

Un discurso que estoy cansada de repetir.

¡Que se abra el telón, que se caigan las ideas, que no tengo nada más que decir!

No hablarás de la magia en vano.

In-finito

Háblame de lo real. De lo existente en tiempo presente, de lo finito en tiempo futuro, porque en esas líneas me muevo. 

Es esta existencia que inició y tendrá fin.

Es ahora, no mañana, no ayer, donde te quiero sentir. Donde quisiera que subieras al escenario a recitar poemas de media noche.

Como pájaros…

…que cantan de noche.